CUANDO TÚ CAMBIAS....
EL MUNDO CAMBIA ANTE TU MIRADA

PROCESO CMR

· Quieres un cambio en tu vida y no sabes por dónde empezar?

· Te pasa que a pesar de haber hecho terapias, cursos, etc., te sientes estancado?

· Sientes que las situaciones te superan?

· Te sientes cansado, estresado, sobrecargado, y no sabes cómo gestionar tus emociones?

· Estas cansado de no poder ser tu mismo, de no saber poner límites?

· Sientes que no te entienden, que no te valoran? Tus relaciones son conflictivas?

· Tus miedos te limitan/paralizan a la hora de concretar tus proyectos?

Puedo ayudarte


TE ACOMPAÑO A LIBERAR TUS LIMITACIONES MEDIANTE HERRAMIENTAS SENCILLAS Y EFECTIVAS, PARA QUE PUEDAS VIVIR PLENAMENTE

TE OFREZCO UNA ENTREVISTA DE ORIENTACIÓN SIN CARGO


miércoles, 1 de marzo de 2017

Abrazar lo que Es

                         

Abrazar, amar y honrar nuestra vida sólo significa estar presentes y sentir con toda nuestra conciencia cualquier sentimiento que experimentemos en un determinado instante.
Estar presente no significa detener la mente, sino observarla y, desde ese lugar de contemplación y presencia, abrazar nuestra vida tal cual es y hacernos sus aliados, no sus adversarios.

La vida está siendo creada momento a momento y está siendo apoyada por el universo en su totalidad. No podría ser de otra manera.
Las ideas de lo que debería ser nuestra vida surgen de esa identidad artificial que llamamos auto-imagen, que utiliza a nuestra mente para generar una nueva fantasía tras otra, que son los obstáculos para abrazar lo que realmente está pasando.

Aliarse al universo, del que indudablemente somos parte, y fluir en la incesante creación de aquello que llamamos nuestra vida constituye un acto poderoso y profundamente sabio.
Cuando nuestro centro de gravedad energético  está alineado con el flujo de la vida, podemos sentir amor, poder y libertad. Y somos entonces como una gota de agua que celebra ser parte del océano.

Podemos vivir nuestra vida a gran velocidad, saltando de experiencia en experiencia. Pero ¿qué pasaría si nos detuviéramos a vivir las experiencias, sintiéndolas a fondo y honrando cada cosa que nos sucede? ¿Qué pasaría si, en vez de gastar energía tratando de realizar nuestros planes, predicciones o grandes ideas, aceptáramos que, en realidad, esos planes y esas ideas son parte del mismo universo que se re-crea a través de nosotros?

Si pudiéramos aceptar esto como un hecho, nos invadiría una gran tranquilidad, porque nos daríamos cuenta de que lo que tenga que ser será, y lo que deba ser hecho se hará, a través de nosotros.

A través de generaciones, en virtud del proceso de programación y de condicionamiento individual, hemos aprendido a creer que, si nosotros no hacemos que suceda algo, ese algo no va a suceder. Pienso que eso es como regar el jardín cuando llueve.

La actitud interna de fluir con la vida requiere un gran poder creativo. Aliarse a los movimientos del universo tal como se manifiesta en lo que llamamos nuestra vida implica permitir que ocurran poderosos cambios, cambios que ya están ahí, esperando que se les permita ocurrir, de acuerdo con otro plan que puede no ser comprendido por nuestra mente condicionada.

En su libro The Power of Now, ‘El poder del ahora’, Eckhart Tolle recomienda qué hacer cuando en nuestra vida sucede algo que nos molesta o incomoda. Sostiene que, cuando estamos en paz con nosotros mismos, fluyendo con la vida, siempre tenemos tres opciones que podemos ejercer que no implican sufrimiento. Sin embargo, lo más habitual es que elijamos una cuarta y es, precisamente, sufrir.

Esas tres opciones son:

1. Cambiar lo que no me gusta o pedir por lo que quiero, estando dispuesto a recibir un “no” y a negociar si es necesario. Significa, pues, usar todos los medios posibles para cambiar la situación. Si tengo frío, me abrigo. Si tengo hambre, como. Si no tengo comida, la busco o la pido. Si estoy enfermo, busco la manera de mejorarme, etcétera. Si se trata de algo que me molesta en una relación con alguien, utilizo comunicación consciente, es decir que hablo de manera honesta, expresando cómo me siento y cuáles son mis necesidades. Hago todos los requerimientos necesarios, sabiendo que me pueden decir no a todo lo que pido, pero también que me pueden decir sí.
Implemento todos los cambios necesarios, en el convencimiento de que, si son posibles, significa que el universo los está apoyando. En otras palabras, el universo está creando los cambios a través de mí.
Ahora bien, si hago todo lo posible y aun así me es imposible cambiar la situación, entonces tengo dos opciones más, siempre estando en paz conmigo mismo…

2. Aceptar total y profundamente lo que está sucediendo y estar en paz con ello, sin culpar a nadie ni quejarme de nada. Esto no es resignarse ni tolerar, ni capitular, lo que implicaría generar contracciones emocionales de tristeza, resentimiento, culpa o miedo. Cuando aceptamos la vida y nos aliamos a ella, encontramos la manera de disfrutarla tal como es.
Aceptar, ceder y entregarse después de haber tratado de hacer todos los cambios posibles –o incluso mientras aún los estamos intentando– nos provee de muchísima energía y nos hace más creativos.
En virtud de la ley de atracción, atraemos a nuestra vida energías similares a la nuestra. Esta actitud puede brindar muchísima paz interna y fuerza en casos de enfermedades crónicas o terminales, discapacidades físicas sin remedio, la muerte de un ser cercano, tragedias o accidentes. Además, aumenta las posibilidades de nuestro cuerpo de curarse a sí mismo, puesto que no estará gastando fuerza vital en dolor imaginario.

Incontables son los ejemplos de personas que han mejorado de manera sorprendente su calidad de vida, simplemente al encontrar paz interior y al haberse aliado a la vida, en lugar de resistirla.
Pero, aun si no puedo cambiar lo que no me gusta y me es imposible aceptar. Alejarme de la situación es la tercera opción que puedo tomar experimentando paz interna.

Lo importante es tener claro que no vamos a negociar nuestro estado de paz interior a ningún precio. Sin embargo, hacerlo no es tan fácil como decirlo.
El obstáculo principal estamos programados para ser víctimas, para quejarnos y sufrir, y ésta es la cuarta opción, la que casi siempre elegimos.
Lo vemos todo el tiempo y lo hemos visto mientras crecíamos. Vimos a nuestras familias, a nuestros maestros y a muchos otros sufrir y no disfrutar de sus vidas, y nos convencimos de que eso es natural y normal. “La vida es sufrimiento”, dicen, y todos estamos de acuerdo, lo creemos y lo transformamos en una verdad.
Sólo puede ser natural y normal en tanto y en cuanto seamos inconscientes de quiénes somos y de qué somos en verdad. Cuando creemos que somos lo que no somos, vivimos la vida  desde la mentira. Y, cuando nos mentimos, la consecuencia natural es el sufrimiento.

Cuando ignoramos que podemos elegir y ejecutamos siempre la misma opción, la de ser víctimas, es casi imposible vivir en paz con nosotros mismos. En otras palabras, sin saberlo estamos eligiendo quejarnos y estar ansiosos o preocupados. Estamos optando por juntar resentimiento, por acusar y culpar a los demás, optando por mentir y es esconder, y usando muchas otras estrategias para no tomar responsabilidad por nuestras vidas.


EJERCICIO
Área:...........................................................................
1.¿Hay algo que puedo cambiar al respecto? Sí No
2. Puedo cambiar..............................................................
3. ¿Estoy dispuesto a hacer el cambio? Sí No
4. ¿Puedo aceptarlo? Sí No
5. ¿Estoy dispuesto a aceptarlo? Sí No
6. ¿Elijo removerme de esa situación? Sí No
7. ¿Estoy dispuesto a hacerlo? Sí No


Una sugerencia: hazlo primero con algo fácil


CMR (Liberacion de la memoria Celular)



No hay comentarios:

Publicar un comentario